john wick parabellum

John Wick 3: Parabellum o cómo el Keanu triste triunfó en pantalla (reseña)

Tú nunca decepcionas, Neo ♥

Ya vimos John Wick 3: Parabellum y como todas las demás reseñas coincidimos en que es realmente buena, tal vez con una o dos secuencias de pelea de más, pero muy chida. Esta entrega es comparable con la primera película, pues tiene la emoción y la sorpresa de aquella cinta, además de darle sentido a la segunda parte.

john wick parabellum
Foto: John Wick Parabellum

Como Winston explica, Parabellum significa “preparados para la guerra” y eso es precisamente lo que vemos durante todo momento: un sinfín de enfrentamientos entre John Wick y los asesinos parte de La Orden. Por el número de ellos, nos damos cuenta que la organización criminal es muy amplia y no pertenece sólo a Nueva York, si no que se extiende a lo largo del mundo.

Keanu Reeves se rifa nuevamente como el asesino más tierno/estoico/cabrón que existe. Tal vez lo que más me gusta de su personaje es la naturalidad con la que el actor lo interpreta: casi sin diálogos y con la cara triste de Reeves, vemos a un John Wick que expresa su sentido de supervivencia en su forma de pelear y de ganar a toda costa para conservar la memoria de su esposa. Quienes se enfrentan a él son matones profesionales que no dudan en hacerle saber el honor de combatir con una leyenda.

john wick parabellum
Foto: John Wick Parabellum

No sólo él logra secuencias de lucha increíbles, personajes como el gerente Charon o Sofia (interpretada por Halle Berry) destacan en enfrentamientos con ayuda de perros o con armas antiblindaje. Por supuesto que hay sangre, sesos, partes mutiladas y más, sin embargo, no es nada que no hayamos visto en un juego de Mortal Kombat con su bonito fatality.

Esta es una cinta de acción, pero se siente muy diferente a lo que estamos acostumbrados y eso es por tres cosas importantes: 1) no tiene necesidad de explicarte todo el tiempo de qué va La Orden; 2) es elegante hasta cuando le entierran cuchillos en la cabeza a la gente; y 3) se siente bonito que sea tan pet friendly.

john wick parabellum
Foto: John Wick Parabellum

El primer punto se agradece, pues últimamente los guionistas tienen el vicio narrativo de hacer que algún personaje nos explique de qué va la cinta (por eso el meme de Morgan Freeman). Acá no es necesario: el mismo John nos muestra sus orígenes y conduce hasta el mero bueno a la vieja usanza del viaje del héroe (o antihéroe, el hombre mata gente).

Sobre el segundo punto, Parabellum logra introducir al espectador en el mundo criminal de La Orden (cosa que la cinta dos no pudo) y nos desentraña las reglas, procedimientos y estándares que hasta los asesinos más sanguinarios deben cumplir para pertenecer a ella.

Por supuesto, este mundo criminal no sería nada sin los detalles necesarios para entrar más en el universo de la cinta, tales como el característico traje de John, los chalecos antibalas de los perritos, el mismo Continental o las “oficinas” desde donde excomulgan a John.

john wick parabellum
Foto: John Wick Parabellum

Por último, se encuentra la razón por la que John Wick se metió en tanto problema y esa es que le mataron a un perro. Mucha gente lo considera algo tonto, pero para mi, John y los animalovers del mundo, es más que suficiente para que se armen los madrazos en la banqueta.

Yo creo que ya te conté mucho, pero a la vez es nada en comparación con lo disfrutable que es John Wick 3: Parabellum. Si te gusta Keanu Reeves y quieres darle una abrazo, corre a ver esta película.

reseñas de pelícuas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escúchanos en Spotify

podcast boxtv